viernes, 30 de mayo de 2008

MANUEL MARULANDA LE GANÓ LA PARTIDA AL MILITARISMO RECALCITRANTE



Por: Nelson Lombana Silva
Es indudable: el comandante Manuel Marulanda Vélez, el legendario "Tirofijo", le ganó finalmente la partida al militarismo recalcitrante, mejor dicho, al inhumano régimen capitalista. Murió "plácidamente" en su terreno, abrazado por su esposa y su escolta personal, sin un rasguño siquiera, según los medios de comunicación.

El pantallero ministro de guerra, Juan Manuel Santos, no puede ocultar su enfado, su frustración, incluso, su vergüenza, pues su sueño era tener al comandante Marulanda rendido, vencido, en las mazmorras del régimen o quizás en las prisiones salvajes de los Estados Unidos.

Ese sueño pérfido también lo acariciaron 17 presidentes de la república, todos sumisos a los dictámenes del imperio del norte, por eso "invirtieron" más de siete mil millones de dólares, más de 250.000 militares, más de 35.000 paramilitares, muchos cientos de mercenarios, cuerpos especializados, boinas verdes, señala James Petras.

Habría que recordar el diluvio casi permanente de pasquines, cayendo de helicópteros y avionetas militares, ofreciendo jugosas recompensas, a lo largo y ancho del territorio colombiano, los afiches, las promesas millonarias, los operativos de tierra arrasada, las múltiples muertes, torturas y amenazas de que fueron víctimas cientos de humildes campesinos, hechos aberrantes con la única excusa de dar de baja al guerrillero más antiguo del mundo. Pero fue infructuoso, porque el comandante Marulanda murió a los 78 años de edad sin contratiempos y apaciblemente. ¡Quién lo creyera!

Ernesto Gaviria Merchán, campesino nacido en el municipio de Chapinero, Huila, el 28 de abril de 1936, recorrió palmo a palmo el sur del tolima organizando el partido comunista. La cruda represión oficial lo llevó de un lado para otro. La presión paramilitar del "rojo atá", invento del militarismo y del senador, Alberto Santofimio Botero, según Gaviria Merchán, lo obligó a salir de Planadas para Coyaima, de allí para Villarrica, de Villarrica por las amenazas del sargento Vélez, para Icononzo, de Icononzo para Roncesvalles.

El compañero Ernesto Gaviria Merchán, tuvo la oportunidad de conocer al comandante Manuel Marulanda Vélez, cuando era inspector de obras del corregimiento de Gaitania, municipio de Planadas, Tolima.

Hablando para el semanario VOZ La verdad del pueblo, el camarada emite su concepto sobre Pedro Antonio Marín, Manuel Marulanda Vélez o sencillamente "Tirofijo":


Se afirma que el comandante Manuel Marulanda Vélez fue inspector de obras de Gaitania, municipio de Planadas, Tolima. ¿Eso es cierto?

Sí, yo lo conocí cuando era inspector de carretera. Él trabajó en la carretera que va del Huila, al corregimiento de Gaitania.

¿En dónde lo conoció?

Estaba en el alto de Pinares, en el trayecto Del Carmen al alto de Pinares de la carretera y él estaba como inspector de esa carretera. Ahí lo conocí por primera vez.

¿Cómo recuerda la imagen del inspector de carretera, Pedro Antonio Marín, o mejor dicho, Tirofijo, más adelante?

Yo lo conocí como un campesino normal. Charlaba con la gente, era muy amable, se interesaba por los problemas de los campesinos. Es tanto, que en esa época Gaitania no tenía luz eléctrica y él hizo una campaña, consiguió la planta que la llevó del plan del tolima y la instaló en un punto que se llama El Puerto, punto que queda más arriba de Gaitania. De esta manera le puso luz eléctrica a Gaitania.


Yo llegué a Gaitania en 1959. En ese año conocí al comandante Manuel Marulanda y en ese año se colocó la planta eléctrica. Era muy interesado en el bienestar colectivo de los campesinos, se interesaba para que todos tuvieran lo que tenía la gente en otras partes, como la luz eléctrica, la carretera, camino de herradura, etc.

¿Podría decirse que era un campesino que se preocupaba por su comunidad permanentemente?

Era un campesino que se preocupaba por los habitantes de la región. Se ponía incómodo cuando veía que la gente sufría; él no estaba de acuerdo con esa situación de injusticia.

Su orientación siempre fue la unidad; llamaba a los campesinos a luchar, a apoyar la unidad. Yo soy amigo de los campesinos, decía. No soy enemigo de los campesinos, sean liberales o conservadores. Para él eran iguales, aún siendo pobres. El decía: "La lucha de nosotros los revolucionarios es contra la oligarquía y contra el enemigo número uno: El imperialismo norteamericano. A los campesinos hay que ayudarles, hay que respetarlos y ayudarles a solucionar sus problemas". Esa era su meta.

¿Hacía reuniones, se encontraba con la gente, cómo hacia?


Sí, él hacía reuniones con los campesinos y siempre insistía en la unidad, que no pelearan entre ellos, que la pelea no era entre los campesinos, que no era con el vecino, que se sirvieran mutuamente, que se unieran, que dejaran los rencores, los chismes y las divisiones.

"Hay que dejar todo eso a un lado, porque lo que hay es que unirnos, fíjese que la oligarquía sí está organizada y ustedes en cambio como campesinos y pobres, están desorganizados. Organícense, reclamen, únase a las juntas comunales y echen pa arriba esas juntas, reclamándole al gobierno: las escuelas, los caminos, las carreteras.

Por eso es que hay que peliar. Pero para conseguir eso, hay que unirnos. Dejemos a un lado los colores políticos, esos ya murieron, ya pasaron a la historia, dénos vergüenza hablar de los partidos liberal y conservador; ¿eso para qué? Eso fue una época cuando los liberales eran revolucionarios, pero los liberales ya no son revolucionarios, se volvieron oligarcas y aliados de los gringos. Los liberales eran revolucionarios hasta cuando vivió Jorge Eliécer Gaitán. Pero eso se acabó con la creación del frente nacional. Ellos se unieron para perseguir a los pobres y a los campesinos. Esa política ya no tiene validez". Eso era lo que orientaba el Manuel Marulanda Vélez, siendo inspector de carreteras.

Al lado de Marulanda en esa época también estaba Charronegro. ¿Cómo fue la muerte de éste?

La muerte de Charronegro fue producto de la tal amnistía por parte del presidente Gustavo Rojas Pinilla, en 1957, cuando se abrieron y quedaron Mariachi, Desquite, entre otros, que dejaron de ser guerrillas para convertirse en pájaros.

Ellos se entregaron al gobierno mediante la amnistía y siguieron pero colaborando con el gobierno. Entonces, como el camarada Manuel y Charronegro, se abrieron del Davis y fueron a dar a Gaitania cuando fundaron en la vereda Marquetalia el comando, que era en realidad la fundación de fincas para trabajar y alimentar los campesinos desplazados.

Con la amnistía, el camarada Manuel salió y fue inspector de carretera. Fueron acuerdos de paz. Charronegro estaba ubicado en Gaitania, donde tenía una casa. Marulanda, por su parte, se puso a trabajar la tierra con todos los campesinos amnistiados.

Pero el gobierno traicionero armó un complot con Mariachi para matar a Marulanda y Charronegro, quien envió a cien hombres al mando de un comandante que no me acuerdo a cumplir la misión, toda vez que Charronegro no se movía de Gaitania.

Un lunes, me parece que del mes de enero de 1959, mataron a Charronegro. Cien hombres amanecieron en Gaitania y cuando Charronegro salió de su casa y se metió a una cafetería a tomar tinto, le montaron guardia, y cuando él salió al andén, le quemaron de una esquina con tiro de fusil y lo mataron.

Manuel, estando en la carretera, recibió la noticia y de inmediato marchó a Marquetalia, no teniendo otra alternativa que armarse nuevamente con el apoyo de un grupo de campesinos que lo siguieron. Prácticamente, fue obligado por el gobierno a volver a la lucha armada.

Camarada: usted conoció a Marulanda siendo él muy joven, ¿Verdad?

Sí, él estaba joven. Tenía aproximadamente, 28 – 29 años.

¿Cómo era el comandante Marulanda Vélez a esa edad?

Era muy divertido. Echaba cuentos, hacía reír la gente. Era un paisa, paisa alegre. No era toma trago, (rara vez se tomaba algunos aguardientes) No era vicioso. Pero de vez en cuando se echaba unos tragos para "estar caliente y echar los cuentos", decía. Era buena gente, comprensible, servicial y atento con la gente.

¿Tenía finca en la región de Marquetalia? ¿Cómo se llamaba?

El sí tenía finca en la región pero no recuerdo como se llamaba. Sé que tenía finca en Marquetalia y tenía una casa en Gaitania, casa que yo después conocí.

¿Con quién vivía?

Vivía con una señora que se llamaba Domitila, pero no me acuerdo el apellido, me parece que cuando eso tenía dos hijos.

¿Él trajo sus padres a la región?

El viejito vivía con él en Marquetalia. Inclusive, tengo una anécdota de él que nos contaba Manuel. El viejito fumaba mula (pipa) y la tenía amarrada con una cabuya al cuello. Y se le perdía la pipa y comenzaba a pelear con los nietos: "Vergajos, me botaron la mula y los corría para pegarles. Los niños acudían al papá: papí, mi abuelito me va a pegar porque no encuentra la mula y resulta que la tiene colgada al cuello".

¿Cómo se llamaba el papá del comandante Manuel?

Me parece que Pablo Marín.

¿En dónde murió?

Él murió en los Llanos, por los lados de Mesetas.

Y la mamá de Marulanda, ¿Qué?

De ella no supe mucho, pero sé que ambos andaban juntos.

Bueno, y la señora Domitila, ¿Qué pitos tocó?

No sé. Ella salió de la región y no sé que rumbo tomó. Una hija de ella, supe que estaba estudiando en el exterior, pero no sé mayor cosa del tema.

Ibagué, mayo 29 de 2008

Volver a la página principal

3 comentarios:

Sal Troccoli dijo...

Mis felicitaciones por tu artículo, he aprendido mucho leyéndole y no perdí mi tiempo para nada, al contrario he llenado el morral de mis recuerdos con palabras que podre trasmitir a otras gentes. Gracias desde lejos y abrazo de hermandad y hasta siempre.
Sal Troccoli

http://elsiglodesomerton.blogspot.com/

Louis dijo...

Si claro Marulanda estaba muy tranquilo y feliz a la hora de su muerte. Por favor, eso no se lo cree nadie. El pobre campesino estaba supremamente enfermo sin medicinas ni alimentos suficientes. Que tieene de digno morir asi por una causa que ya esta mandad a recoger. Colombia no esta ni estara lista para el socialismo, eso dejemoselo a los mamertos como el sennor Guillen, en Colombia a la gente le gusta es trabajar.

Anónimo dijo...

hola soy de uruguay-lavalleja- minas,esta muy bueno que subas este tipo de informacion que nos interesa mucho,tirofijo va a vivir por siempre
en nuestros corazones fue y va ser ejemplo de ser humano.